TRANSLATING AT YOUR LANGUAGE

MELocoton y REGaliz está especializado en JUEGOS DE FACEBOOK (Pet City, Candy Crush Saga, FarmVille 2, CafeLand, Dragon City, Monster World...)
ESPACIO ENTRE TECNOLOGÍA, ARTE Y COMUNICACIÓN. Porque los juegos sociales no son un juego de niños...
BLOG SPECIALIZES IN FACEBOOK GAMES. SPACE BETWEEN TECHNOLOGY, ART AND COMMUNICATION
Because the social games aren't a child's game...

martes, 21 de agosto de 2012

Pijolandia en Pet Society: la boda playera

©EA Playfish "Pet Society"
¿Existe algo más pijo en este mundo qué casarse en la playa?... posiblemente, pero es la excusa perfecta que me ofrece la temática semanal de "Pet Society" para hacer algo así como un estudio social de esta comunidad tan singular. Para hacer entender el concepto, me viene a la cabeza la obra del escritor Juan Marsé*, con "Últimas tardes con Teresa" (llevada al cine en 1984), donde se contraponen los dos mundos: el de la burguesía catalana y el de los llamados "pijosaparte", esos alejados tanto en su mentalidad como en su forma de vida, pero que aspiraban utópicamente a serlo.
©EA Playfish "Pet Society"
Aunque la trama se desarrolla en los años 50 y es un reflejo de los mundos contrapuestos de la Barcelona de mediados de siglo. Marsé consigue caricaturizar los personajes como reflejo literal de la gran distancia social entre dos barrios: Sant Gervasi y El Carmelo, micro-mundos extrapolables a nivel universal e intemporal, como la eterna lucha de clases. Mientras Teresa era identificada como la pijita burguesa de educación refinada y ropa cara; Manolo, el denominado "pijoaparte" era el "charnego" que trapicheaba para salir adelante. Más próximo en el tiempo, me encuentro otra referencia cultural que subyace en muchos de nosotros (hoy treintañeros), la canción de "Hombres G": "Sufre Mamón".
©EA Playfish "Pet Society"

Este tema consiguió ser un himno generacional, para algunos que continuábamos viendo a los "pijos", con cierto recelo y como un mundo paralelo: "...ella se fue con un niño pijo, en un Ford Fiesta blanco y un jersey amarillo...". Y si a esto le sumas ir a un colegio de esos considerados a su vez "pijos", la cosa va tomando color y forma, llegándote a crear una opinión, así como una imagen clara y reveladora de alguien que participa y a la vez observa su propia investigación.




©EA Playfish "Pet Society"
Pero "Pijolandia" puede ser encontrado en cualquier ámbito y parte del mundo. Aquí en Catalunya tenemos el barrio de Sarrià y a escala planetaria tenemos el barrio de "Bervely Hills". Pero lo curioso de todo esto, es que sin duda hay pijos reales, esos que tienen riqueza y hacen ostentación de ella. Pero también se produce el extraño comportamiento de áquel que no lo es, y quiere serlo o mejor dicho aparentarlo. Y eso precisamente es lo que ocurría en este colegio tan particular, donde se creaban a "lideres"...(aún me pregunto que significa ese término)...
©EA Playfish "Pet Society"
y si algunos de sus formadores que potenciaban la diferencia, sabían que a lo mejor inculcaban eso mismo a los destinatarios equivocados... Los mundos paralelos entre soy; aparento o quiero ser y no puedo; y el que no era y tampoco quería serlo porque era consciente de ello; se entrecruzaban curiosamente creando situaciones esperpénticas. Al igual que la imagen ridícula de casarse en la playa. Evidentemente, que cada cual puede casarse donde le plazca, pero en la playa... Pondré sobre la mesa, las siguientes razones:

-Todo lo relacionado con el paisaje playero juega en contra: el calor, la arena, los bañistas, las duchas, el aire, los vendedores ambulantes, el gentío...
-Te compras un caro vestido de novia para llenarlo de arena
-Haces venir expresamente al cura, alcalde o similar para validar la unión
©EA Playfish "Pet Society"
-Has de reservar con mucho tiempo de antelación el lugar
-Has de prepararlo todo: flores, sillas, música, etc. en un hábitat que no es el propio
-Absurdamente pides a la gente que vaya vestida toda de blanco (estilo ibicenco), restando importancia a la novia y cargándose una de las normas de cualquier boda que es precisamente esa (para no hacer sombra a la novia)
-Si te echan arroz (aunque ahora se llevan más los pétalos de rosas), estarás vertiendo basura indeseada en la arena

.......... y no es más fácil ir al juzgado o iglesia, para hacer exactamente lo mismo... Noooooo, ellos han de dar la nota.

©EA Playfish "Pet Society"
Si nos adentramos en el mundo de las marcas y como están sustentando las grandes multinacionales desde hace ya décadas por ese afán también surrealista de ir sólo con lo caro (y por tanto asociado con lo bueno, aunque no lo sea), no acabaría en esta entrada... podría continuar más y más... Es lo mismo que con las personas, el dinero te otorga características positivas como la elegancia, la guapura o la inteligencia, aunque no haya nada más alejado de la realidad pura y dura.
©EA Playfish "Pet Society"

Pero en el mundo de "Pet Society", donde no existen prejuicios ni ideas preconcebidas, y todo se mueve en un mundo cándido e igualitario, la boda en la playa, constituye un acontecimiento romántico que responde a las leyes del amor y no a las del valor mercantil del tener. Así encontramos lugares idílicos, bellos objetos y regalos mil. Todo recubierto con tulipanes y lirios, combinados entre blancos y lilas. Las tonalidades suaves y las expresiones de dulzura rebosan felicidad y armonía. Tenemos en el apartado de "Crafting" a delfines, novios, banda de música y un sorprendente foto-matón, para inmortalizar tan importante evento. Como objeto de colaboración avanzada no puede faltar el cava. Y como objetos de cash, más objetos pijoteros: piano de cola blanca, los trajes de los novios, pelucas con tocados afines. Toda una explosión de jubilo y buenas intenciones... y es que una boda es una boda, sea pija o no, bromas "aparte"... :D

*Biblioteca Juan Marsé en El Carmel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu opinión o sugerencia. Gracias!

Canal MELocotonyREGaliz

Loading...